Revista Habitat / CICOP
FORO ABIERTO

Convocamos a empresarios, especialistas, artesanos y docentes al segundo Foro Abierto Tecnologías - Especialistas y Empresarios.


Los esperamos el 6 de mayo en la Sala de los Representantes de la Manzana de las Luces,
Perú 272, Buenos Aires. 19 horas.


Patrimonio y Oportunidad
Como respuesta a una de las recomendaciones surgidas con motivo del Congreso "Empresa, Patrimonio y Oportunidad" -organizado por Revista Habitat y R. Santi y Asoc.- realizado en el marco de Fematec en 2007, se ha decidido promover un encuentro para el intercambio de ideas y experiencias en torno a la restauración edilicia.
La cita fué el 28 de febrero de 2008 en Sala de Representantes de la Manzana de las Luces, de la ciudad de Buenos Aires.
La reunión, organizada por Revista Habitat y el Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio –CICOP- contó con la presencia de especialistas, docentes, artesanos y empresas que proveen tecnología para la intervención o encaran trabajos de restauración y puesta en valor del patrimonio edilicio.
En el marco de este Encuentro el CICOP presentó el seminario sobre “Técnicas, tecnologías y materiales aplicados a la intervención del patrimonio" a realizarse en el mes de agosto del presente año.

Se abordaron diversos temas y se reflexionó sobre aspectos muy diversos que involucran a la formación, a la gestión de gobierno, a la actividad empresarial, a la caracterización profesional y artesana.

Desde los actores
Se planteó la necesidad de mirar la actividad en torno a la conservación del patrimonio desde una postura ética, señalando la responsabilidad que le toca a cada uno de los actores que intervienen en la conservación de un edificio. Desde la especificación técnica de un producto a la actuación profesional; de la formación del estudiante a la empresa que firma un contrato; en todos los casos el accionar debe estar orientado por la buena conducta. Esto lleva a la necesidad de trabajar en un corpus doctrinal; saber cómo debemos actuar ante distintas circunstancias

Se señaló la falta de diálogo. Ningún sector por separado está en condiciones de dar respuestas correctas para la totalidad de los problemas y desafíos.

No hay problemas técnicos en abstracto. Cada caso es único, y lo importante es dominar los criterios, adquirir una actitud metódica. La toma de decisión debe estar fundamentada, y esto facilita la crítica y la autocrítica.

Las obras grandes requieren un fuerte compromiso por parte de todos. Es oportuno dar una mano a los funcionarios; éstos deben comprender que los tiempos de la restauración no son los de una obra cualquiera

Es necesario reconocer las especialidades; cada uno de los actores con sus incumbencias e idoneidad, trabajando en equipos multidisciplinarios.

Desde la formación
Las obras grandes y complejas deben ser aprovechadas para promover pasantías de formación y experiencia. La obra es una cantera de enseñanza, pero al no haber continuidad se desaprovechan esos saberes. Investigamos en los libros extranjeros y abstractos, y no valoramos nuestras propias experiencias

La investigación constituye el resorte fundamental para promover un pensamiento independiente y ajustado a la realidad argentina, a las diversas regiones. Saber cómo se hace; aquí está el secreto y el desafío. La solución tecnológica no es mágica, requiere de un trabajo experimental y reflexivo constantes.

En la formación de grado es imprescindible incorporar una materia que hable del patrimonio, de su conservación.

Desde el trabajo en obra y el oficio
En muchas ocaciones se buscan las respuestas en la teoría pura sin prestar atención a la experiencia del “hacedor”, aquel que se mueve en obra permanentemente, enfrentado a los problemas reales. El conocimiento de las características del material, el dominio de la técnica, y la experiencia van tomados de la mano. Es importante ver que hacen los demás, que experiencias han hecho, cuáles son los resultados en la aplicación de un producto; constituye una manera distinta de aprender.

Hay obras en dónde se ponen en juego nuevos conocimientos que luego no son aprovechados convenientemente en la realización de otras obras. Por ejemplo, los saberes logrados en Luján en torno a la cantería quedan en “letra muerta” al no proseguir en otras prácticas con caracterésticas similares. Se desperdician los talentos.

La obra enseña; no se deben guardar los conocimientos que se desprenden de ella. Hay que capitalizar el error. Hay que publicar las experiencias en obra y generar especios para plantear temas específicos.

Es importante trabajar en el Manual de Obra

Desde los Colegios Profesionales
No hay un compromiso efectivo por el patrimonio en los Colegios Profesionales. En los jurados de concurso para obras de valor patrimonial no se convocan a especialistas; en ocasiones los jurados no conocen siquiera que significa un edificio listado. No todos pueden intervenir en el patrimonio. El reconocimiento del especialista es una necesidad imperiosa a la hora de querer rescatar el patrimonio

Desde la actividad de gobierno
Falta una política integral en relación a la conservación del patrimonio. Se desaprovecha la experiencia de una obra al no trasferirla en otras; está la impresión que cada vez se comienza de nuevo. Ni hablar con los cambios de gestión; se hace evidente la falta de continuidad.

En el Estado hay más equipos técnicos que obras; y dichos equipos no están suficientemente preparados.

En la confección de pliegos no hay experiencia suficiente; los cuadros técnicos especializados son pocos, entonces se “corta y pega”, y esto se traduce en la realización de pliegos malos. Los pliegos pocas veces incluyen el diagnóstico; incluso esquivan las especificaciones técnicas. Es necesario normalizarlos y promover el llamado a concurso para su realización.

En los llamados a licitación es necesario particionar las obras para dar mejores respuestas, más precisas, respaldadas por especialistas responsables.

Los inspectores: ¿Quiénes son? Hay un gran desconocimiento y una superposición de inspecciones. Hay muchas obras y falta el organismo custodio responsable y directo.

La ausencia reglamentación específica constituye otra de las trabas en el accionar. En gobierno por lo general no hay control ni punición. Cada cuál hace lo que cree más conveniente o lo que sabe. Las autoridades estan ausentes a la hora de las desiciones.
Para los edificios inventariados no existen normas respecto a lo que se debe o no hacer.

Regularizar la publicidad, por ejemplo, en los andamios, ayudaría a la conservación. Promovería el interés de los empresarios y abarataría el costo de obra.

Los créditos blandos para la salvaguarda del patrimonio ayudarían a multiplicar las acciones de restauración y rehabilitación.

Desde la empresa
Los empresarios buscan nuevos productos, que muchas veces no tienen por parte de los profesionales el eco necesario para ser utilizados. Por otra parte, las empresas extranjeras que bajan al mercado no tienen ningún tipo de control; simplemente vienen a vender productos, muchas veces, sin conocer básicamente cómo puede comportarse ese producto en nuestro medio

El empresario necesita de la crítica positiva para seguir indagando y perfeccionar los productos que elabora. La empresa puede dar el ejemplo: puede explicar a un obrero cómo aplicar un producto; pero…no puede explicar al profesional cómo se deben hacer las cosas.

Hoy la empresa “no llega” al Estado. Es importane orientar las acciones hacia una participación más directa y comprometida con el fin de allanar las dificultades de comunicación entre las partes.


Desde la comunicación y la opinión pública
Los empresarios, los artesanos, los técnicos, deben comunicar lo que hacen, y lo deben hacer bien. Lo importante es transferir conocimientos a la opinión pública ya que ésta se encuentra acéfala de conocimiento. A la gente le interesa saber.

La preocupación por las demoliciones se extiende a diversas ciudades. Los movimientos de opinión han ampliado sus espacios de acción. No debemos perder de vista el papel que ocupan las organizaciones civiles, y cómo pueden ayudar a generar conciencia.

Los profesionales están desconectados con la escritura; cuándo se busca un texto no se lo encuentra. El profesional, el artesano, el empresario deben estár más comprometidos con el público, y para ello deben informar eficazmente lo que hacen.


Queda de esta reunión una visión positiva, por ello se propone repetir el encuentro. Es importante discutir más y encontrar nuevos espacios de reflexión.
Debemos suponer un futuro mejor; para ello es necesario armar grupos de trabajo con el fin de profundizar en distintos aspecos que nos convoquen.

No hay comentarios: